sábado, 20 de octubre de 2018

viernes, 19 de octubre de 2018

jueves, 18 de octubre de 2018

miércoles, 17 de octubre de 2018

martes, 16 de octubre de 2018

VETUSTA


"Vetusta, la muy noble y leal ciudad, corte en lejano siglo, hacía la digestión del cocido y de la olla podrida, y descansaba oyendo entre sueños el monótono y familiar zumbido de la campana de coro, que retumbaba allá en lo alto de la esbelta torre en la Santa Basílica. La torre de la catedral, poema romántico de piedra, delicado himno, de dulces líneas de belleza muda y perenne, era obra del siglo diez y seis, aunque antes comenzada, de estilo gótico, pero, cabe decir, moderado por un instinto de prudencia y armonía que modificaba las vulgares exageraciones de esta arquitectura. La vista no se fatigaba contemplando horas y horas aquel índice de piedra que señalaba al cielo; no era una de esas torres cuya aguja se quiebra de sutil, más flacas que esbeltas, amaneradas, como señoritas cursis que aprietan demasiado el corsé; era maciza sin perder nada de su espiritual grandeza, y hasta sus segundos corredores, elegante balaustrada, subía como fuerte castillo, lanzándose desde allí en pirámide de ángulo gracioso, inimitable en sus medidas y proporciones. Como haz de músculos y nervios la piedra enroscándose en la piedra trepaba a la altura, haciendo equilibrios de acróbata en el aire; y como prodigio de juegos malabares, en una punta de caliza se mantenía, cual imantada, una bola grande de bronce dorado, y encima otra más pequeña, y sobre esta una cruz de hierro que acababa en pararrayos."

(Clarín: "La Regenta")

lunes, 15 de octubre de 2018

domingo, 14 de octubre de 2018

sábado, 13 de octubre de 2018

viernes, 12 de octubre de 2018

jueves, 11 de octubre de 2018

miércoles, 10 de octubre de 2018

martes, 9 de octubre de 2018

lunes, 8 de octubre de 2018

domingo, 7 de octubre de 2018

sábado, 6 de octubre de 2018

viernes, 5 de octubre de 2018

jueves, 4 de octubre de 2018

miércoles, 3 de octubre de 2018

martes, 2 de octubre de 2018

lunes, 1 de octubre de 2018

domingo, 30 de septiembre de 2018

MES MAINS



Mes mains
Dessinent dans le soir
La forme d'un espoir
Qui ressemble à ton corps
Mes mains
Quand elles tremblent de fièvre
C'est de nos amours brèves
Qu'elles se souviennent encore
Mes mains
Caressent dans leurs doigts
Des riens venant de toi
Cherchant un peu de joie
Mes mains
Se tendent en prière
Vers ton ombre légère
Disparue dans la nuit


Mes mains
Elles t'aiment à la folie
D'un amour infini
Elles t'aiment pour la vie
As-tu déjà effacé ce passé qui m'obsède?
As-tu déjà oublié que ces mains ont tout donné?
Mes mains
Qui voudraient caresser
Un jour seront lassées
D'attendre ton retour
Mes mains
Elles iront te chercher
Là où tu t'es cachée
Avec un autre amour
Mes mains
Méprisant les prières
Trembleront de colère
Et je n'y pourrai rien
Mes mains
Pour toujours dans la nuit
Emporteront ta vie
Mais puisque tu le sais
Reviens
Et tout comme autrefois
Elles frémiront pour toi
Dans la joie retrouvée
Reviens
Ne les repousse pas
Ces mains tendues vers toi
Et donne-leur tes mains



sábado, 29 de septiembre de 2018

EL ÁNGEL CAÍDO



They sentenced me to twenty years of boredom
For trying to change the system from within
I'm coming now, I'm coming to reward them
First we take Manhattan, then we take Berlin
I'm guided by a signal in the heavens
I'm guided by this birthmark on my skin
I'm guided by the beauty of our weapons
First we take Manhattan, then we take Berlin


I'd really like to live beside you, baby
I love your body and your spirit and your clothes
But you see that line there moving through the station?
I told you, I told you, told you, I was one of those
Ah you loved me as a loser, but now you're worried that I just might win
You know the way to stop me, but you don't have the discipline
How many nights I prayed for this, to let my work begin
First we take Manhattan, then we take Berlin
I don't like your fashion business mister
And I don't like these drugs that keep you thin
I don't like what happened to my sister
First we take Manhattan, then we take Berlin
I'd really like to live beside you, baby
And I thank you for those items that you sent me
The monkey and the plywood violin
I practiced every night, now I'm ready
First we take Manhattan, then we take Berlin
I am guided
Ah remember me, I used to live for music
Remember me, I brought your groceries in
Well it's Father's Day and everybody's wounded
First we take Manhattan, then we take Berlin

viernes, 28 de septiembre de 2018

LA VIDA ES UNA HERIDA ABSURDA



Lastima bandoneón, mi corazón
Tu ronca maldición maleva
Tu lagrima de ron me lleva
Hacia el hondo bajo fondo
Donde el barro se subleva
Ya sé, no me digas tenes razón
La vida es una herida absurda
Y es todo, todo tan fugaz
Que es una curda, nada más
Mi confesión


Contame tu condena
Decime tu fracaso
No ves la pena que me ha herido?
Y háblame simplemente
De aquel amor ausente
Tras un retazo del olvido
Ya sé que me hace daño
Yo sé que te lastimó
Llorando mi sermón de vino
Pero es el viejo amor
Que tiembla, bandoneón
Y busca en el licor que aturda
La curda que al final
Termine la función
Corriéndole un telón
Al corazón
Un poco de recuerdo y sinsabor
Gotea tu rezongo lerdo
Marea tu licor y arrea
La tropilla de la zurda
Al volcar la ultima curda
Cerrame el ventanal, que arrastra el sol
Su lento caracol de sueño
No ves que vengo de un país
Que esta de olvido siempre gris
Tras el alcohol
Contame tu condena
Decime tu fracaso
No ves la pena que me ha herido?
Y háblame simplemente
De aquel amor ausente
Tras un retazo del olvido
Ya sé que me hace daño
Yo sé que te lastimó
Llorando mi sermón de vino
Pero es el viejo amor
Que tiembla, bandoneón
Y busca en el licor que aturda
La curda que al final
Termine la función
Corriéndole un telón
Al corazón

jueves, 27 de septiembre de 2018

miércoles, 26 de septiembre de 2018

martes, 25 de septiembre de 2018

lunes, 24 de septiembre de 2018

sábado, 22 de septiembre de 2018

viernes, 21 de septiembre de 2018

domingo, 16 de septiembre de 2018

CARTELES


La heroica ciudad dormía la siesta. El viento Sur, caliente y perezoso, empujaba las nubes blanquecinas que se rasgaban al correr hacia el Norte. En las calles no había más ruido que el rumor estridente de los remolinos de polvo, trapos, pajas y papeles que iban de arroyo en arroyo, de acera en acera, de esquina en esquina revolando y persiguiéndose, como mariposas que se buscan y huyen y que el aire envuelve en sus pliegues invisibles. Cual turbas de pilluelos, aquellas migajas de la basura, aquellas sobras de todo se juntaban en un montón, parábanse como dormidas un momento y brincaban de nuevo sobresaltadas, dispersándose, trepando unas por las paredes hasta los cristales temblorosos de los faroles, otras hasta los carteles de papel mal pegado a las esquinas, y había pluma que llegaba a un tercer piso, y arenilla que se incrustaba para días, o para años, en la vidriera de un escaparate, agarrada a un plomo.

(Leopoldo Alas "Clarín": LA REGENTA)

sábado, 15 de septiembre de 2018

jueves, 13 de septiembre de 2018

jueves, 6 de septiembre de 2018

miércoles, 5 de septiembre de 2018

LA MUERTE DE DON ZANA



    Cesó por fin el cierzo y sonó la hora. Don Zana comenzó a buscar a las máscaras. Subía a las casas y escogía al más triste, para que se pusiera una careta y bajara a la calle, a reír y a cantar. Nadie se oponía. Así iba juntando algunas docenas de máscaras y venía con ellas hacia el centro. Por la otra punta, solo y decidido, avanzaba Alfanhuí. Empezóse a oír desde lejos el tropel de las máscaras, que tocaban, cantaban y danzaban y se detenían de cuando en cuando, para recibir a alguna más. Delante de todos iba don Zana, imponiéndoles la risa a la fuerza, sin dejarles descansar. Algunos traían careta de cerdo o de gorila; otros, de payaso o narizotas. Las voces se deformaban en las caretas de cartón y salían como gruñidos. Algunos lloraban por dentro y los colores de las caretas se corrían y se despintaban. Pero don Zana no les daba reposo. Chocaban a veces contra las paredes o contra los faroles, e iban encorvados, arrastrando los pies y dando tumbos y tropezando en sus largos manteos de colores. El oscuro, confuso tropel, iba a merced de su risa, como desposeído de su voluntad, bajo un inmenso peso. Y cantaba y aullaba y gruñía, como arrastrado en una colectiva epilepsia. La agilidad de don Zana, ligero paladín, contrastaba con aquellos cuerpos grandes, torpes y encorvados, cargados de ropa.

    Al fin, don Zana se detuvo. Toda la comitiva se apelotonó tras él, como un bulto informe que zumbaba y se columpiaba levemente hacia los lados, con un murmurar gangoso y apagado. Don Zana seguía quieto mirando al fondo de la calle. Un rostro blanco y fino se destacaba en la oscuridad; alumbrada media cara por la Luna, la otra media en sombra.

    Alfanhuí y don Zana se miraron un momento. Luego Alfanhuí echó a andar. El tropel de las máscaras se desbandó silenciosamente y cada uno huyó por una calle y desapareció en la noche, dejando máscaras y trapos dispersos por el suelo.

    Alfanhuí y don Zana avanzaba el uno hacia el otro. Ahora don Zana hubiera querido huir, pero la mirada de Alfanhuí lo tenía clavado.

    Junto a lo oscuro de una esquina se juntaron. En los ojos amarillos de Alfanhuí había ira. Agarró a don Zana por los pies, lo levantó en el aire y comenzó a sacudirlo contra la esquina de piedra. Se soltó la redonda cabezota, y la risa pintada de don Zana fue a estrellarse rodando contra los adoquines. Sonaba y botaba como la madera. Alfanhuí golpeaba con furia y don Zana se destrozaba en astillas. Al fin quedaron en las manos de Alfanhuí tan sólo los zapatos color corinto. Los tiró al montón de astillas y respiró hondo, apoyándose a la pared. Un sereno venía corriendo y gritó:
    - ¡Eh! ¿qué jaleo es ése?
    Alfanhuí dijo apenas:
    - Nada, yo...
    El sereno vio los restos de don Zana, esparcidos por el suelo.
    - ¿Qué es eso?
    - Ya lo ve. Astillas y trapos.
    Dijo Alfanhuí, mientras los empujaba, como distraído, hacia la boca de la alcantarilla.

    Con un picorcillo acre y doloroso, abrió Alfanhuí los ojos a la ceguera. Fue en un principio roja, roja de pimentón o de corinto, como los zapatos de don Zana.
    "No creía que don Zana tuviera sangre."

(Rafael Sánchez Ferlosio: "Alfanhuí")

domingo, 2 de septiembre de 2018

jueves, 23 de agosto de 2018

miércoles, 22 de agosto de 2018

CITTÂ VUOTA (I)



Le strade piene, la folla intorno a me
Mi parla e ride e nulla sa di te
Io vedo intorno a me chi passa e va
Ma so che la città
Vuota mi sembrerà se non torni tu




C'è chi ogni sera mi vuole accanto a sé
Ma non m'importa se I suoi baci mi darà
Io penso sempre a te, soltanto a te
E so che la città vuota mi sembrerà se non torni tu,
Come puoi tu vivere ancor solo senza me
Non senti tu che non finì il nostro amor.

Le strade vuote, deserte sempre più
Leggo il tuo nome ovunque intorno a me
Torna da me amor e non sarà più vuota la città

Ed io vivrò con te tutti I miei giorni
Tutti I miei giorni, tutti I miei giorni


lunes, 20 de agosto de 2018

LA VIE EN ROSE



Quand il me prend dans ses bras
Il me parle tout bas
Je vois la vie en rose
Il me dit des mots d'amour
Des mots de tous les jours
Et ça me fait quelque chose



Il est entré dans mon cœur
Une part de bonheur
Dont je connais la cause

C'est lui pour moi, moi pour lui dans la vie
Il me l'a dit, l'a juré pour la vie

Et dès que je l'aperçois
Alors je sens en moi
Mon cœur qui bat

Des nuits d'amour à plus finir
Un grand bonheur qui prend sa place
Des ennuis, des chagrins s'effacent
Heureux, heureux à en mourir

domingo, 19 de agosto de 2018

sábado, 18 de agosto de 2018

viernes, 17 de agosto de 2018

jueves, 16 de agosto de 2018

UNIVERSO MUNDO

current night sky over Caesar Augusta

EL GATO QUE ESTÁ TRISTE Y AZUL

EL GATO QUE ESTÁ TRISTE Y AZUL