domingo, 17 de diciembre de 2017

sábado, 16 de diciembre de 2017

viernes, 15 de diciembre de 2017

jueves, 14 de diciembre de 2017

miércoles, 13 de diciembre de 2017

martes, 12 de diciembre de 2017

lunes, 11 de diciembre de 2017

domingo, 10 de diciembre de 2017

sábado, 9 de diciembre de 2017

viernes, 8 de diciembre de 2017

jueves, 7 de diciembre de 2017

miércoles, 6 de diciembre de 2017

martes, 5 de diciembre de 2017

domingo, 3 de diciembre de 2017

sábado, 2 de diciembre de 2017

viernes, 1 de diciembre de 2017

jueves, 30 de noviembre de 2017

miércoles, 29 de noviembre de 2017

martes, 28 de noviembre de 2017

lunes, 27 de noviembre de 2017

domingo, 26 de noviembre de 2017

sábado, 25 de noviembre de 2017

viernes, 24 de noviembre de 2017

jueves, 23 de noviembre de 2017

miércoles, 22 de noviembre de 2017

martes, 21 de noviembre de 2017

DÍAS DE CINE


BOMBEROS


Un día Alfanhuí y don Zana vieron un incendio. Una mujer en un balcón daba gritos desgarrados. Por las grietas de la casa, salía humo. La gente se juntó en torno a la casa. A lo lejos empezó a oírse la campanilla de los bomberos. Luego, llegaron esplendorosos por el fondo de la calle, con su coche rojo escarlata y su campanilla dorada y sus cascos dorados, limpios y refulgentes. Traían los bomberos una alegría de fiesta.
Había en aquellos tiempos, en Madrid, muchos niños que querían ser bomberos. Fue una época pacífica y los niños heroicos no tenían otro sueño. Porque el bombero era el héroe mejor de todos los héroes, el que no tenía enemigos, el más bienhechor de los hombres. Los bomberos eran buenos y respetuosos, dentro de sus grandes mostachos, con sus uniformes de héroes cívicos, con sus yelmos como los griegos y los troyanos, pero ecuánimes y corteses, gordos y bondadosos. ¡Honra a los bomberos!

Desde otro punto de vista, eran los grandes amigos del fuego. Había que ver la alegría con que llegaban, el entusiasmo de su faena, el júbilo de sus coches rojos. Rompían con sus hachas mucho más de lo que había que romper. Hartos de su interminable quietud, les embriagaba la alarma, las llamas los enardecían y llegaban eufóricos al incendio. Ponían en marcha su mecanismo de pura actividad y de pura prisa. Vencían al fuego, tan sólo porque le demostraban una mayor actividad y una velocidad mayor. Y el fuego, humillado, se retiraba a sus cavernas. Ellos conocían este secreto, el único eficaz contra las llamas. Ganaban al fuego en aquello que más se tenía por grande: en movimiento y escenografía. Le humillaban. Todos los ojos se volvían hacia ellos; el fuego nadie lo miraba ya.

Corrían menos que una persona normal, pero corrían canónica y gimnásticamente; pecho afuera, puños al pecho, la cabeza alta, levantando mucho los pies del suelo y las rodillas hacia afuera y nunca tropezaban unos con otros. Por eso, todo el mundo decía:

-¡Qué bien corren!

Nunca sacaban a nadie por la puerta, aunque pudieran; siempre lo hacían por las ventanas y por los balcones, porque lo importante para vencer era la espectacularidad. Bombero hubo que, en su celo, subió a la joven del primer piso hasta el quinto, para salvarla desde allí.

En cada piso había siempre una joven. Todos los demás vecinos salían de la casa antes de llegar los bomberos. Pero las jóvenes tenían que quedarse para ser salvadas. Era la ofrenda sagrada que hacía el pueblo a sus héroes, porque no hay héroe sin dama. Cuando llegaba la hora del fuego, toda joven conocía su deber. Mientras los demás huían aprisa con los enseres, ellas se levantaban lentas y trágicas, danto tiempo a las llamas, quitaban de su rostro las pinturas y los afeites, soltaban las largas cabelleras, se desnudaban y se ponían el blanco camisón. Salían por fin, solemnes y magníficas, a gritar y a bracear en los balcones.

Así lo vio Alfahuí aquel día, así sucedía siempre que había fuego. Sucedía siempre lo mismo porque era un tiempo de orden y de respeto y de buenas costumbres.

"INDUSTRIAS Y ANDANZAS DE ALFANHUÍ" (Rafael Sánchez Ferlosio)

MARIQUITA PÉREZ


CAMISERÍA A MEDIDA MONTAÑÉS


lunes, 20 de noviembre de 2017

domingo, 19 de noviembre de 2017

EL GATO QUE ESTÁ TRISTE Y AZUL

EL GATO QUE ESTÁ TRISTE Y AZUL